gototopgototop

Resumen semanal del club

Salidas del club

Calar Alto

Tras quedarnos por el mal tiempo con todo preparado y con muchísimas ganas de haber podido subir al Veleta, aprovechamos el día para realizar otra dura ascensión, en este caso hacia Calar Alto por el Sauco y Las Carboneras. Al final el día nos dejó sin lluvia y pudimos disfrutar de una magnífica jornada de ciclismo con algunos amigos de Gamellón Ciclismo Serón. El día nos dio hasta para recolectar níscalos y comérnoslos junto a nuestras familias, los cuales saboreamos intensamente tras haberlos transportado durante más de 100 kms. Una lástima no haber podido realizar la etapa prevista pero muy contentos con una etapa dura y preciosa.

Mención especial merece nuestro compañero y delegado de la ruta del Veleta Antonio M. Pérez Azor, el cual había currado mucho para que todo estuviese perfecto. Queda pendiente y en otra ocasión se hará.

 

 

 

comments
 

I Marcha Cicloturista "Sierra de Baza"

Magnífico día de ciclismo y compañerismo el vivido en la I Marcha Cicloturista "Sierra de Baza". Una organización perfecta nos hizo disfrutar de los encantos de nuestra sierra, de la amistad de muchos compañeros y de la presencia del campeón David Valero Serrano, magnífico deportista aunque mejor persona. Como broche recibimos el trofeo al club más numeroso no local (con 11 participantes) y el del ciclista participante más joven (Alejandro Requena García).

Esperamos que esta tan sólo sea la primera de un gran número de ediciones y que tengamos salud y fuerza muchos años para poder acompañarles y colaborar con ellos. Enhorabuena.

 

 

 

comments
 

2ª Ruta "Velefique-Sierra de los Filabres

Escrito por José Manuel Hernández

Llegó el gran día del asalto al alto de Velefique, una de las etapas que tenía entre ceja y ceja desde hacía tiempo, y aprovechando la II Ruta Cicloturista Velefique – Sierra de los Filabres, iba a poder ver cumplido un objetivo.
A esta ruta me acompaña el presi del club, Francisco Mas, con el que he quedado a las 7:15 de la mañana. Tras reunirnos, montamos las bicis y ponemos rumbo a Velefique, cuya salida de la prueba es a las 9. Nada más llegar, recogida de dorsales y a preparar las burras.
Poco antes de las 9, estamos preparados en la línea de salida. Hay muy buen ambiente en la plaza de este pequeño pueblo de 300 habitantes, pero con mucho encanto. Algo más de 100 bikers tomamos la salida, para afrontar desde el inicio una subida de 12 kms hasta los 1860 metros de altitud, con fantásticas curvas y rampas constantes. Nos lo tomamos con calma desde el principio, pues no sabemos qué nos vamos a encontrar, y poco a poco vamos pasando algún que otro grupo cuyo entusiasmo inicial se ha visto frenado en pocos metros.
Tras 1:09 coronamos el alto dejando atrás todas las curvas y "herraduras" del Alpe D´Huez Andaluz.
La verdad es que contemplar desde la altura el trazado de esta carretera es espectacular y bello. ¡Hay que vivirlo!
Coronado el alto, tiempo para hidratarse y avituallarse antes de iniciar el siguiente tramo por la Tetica de Bacares.
Amablemente, las colaboradoras nos recargan los bidones de agua y nos ponemos en marcha de nuevo, descendiendo un par de kilómetros, para subir por un cortafuegos muy roto, con algunos sube y bajas llenos de piedras y vuelta a pista forestal, ya en bajada. En unos minutos el camino se adentra entre los pinares y tras varias curvas cerradas, vemos un toldo azul que corta el camino, y nos obliga a desviarnos por un sendero entre los pinos, que va saltando de una plazoleta a otra y con algunos giros y subidas técnicas entre matorrales y pinos. A pesar de ser una zona muy técnica, se hace muy entretenido y divertido el paso, y tras aprox. 700 metros, volvemos al camino, que nos hace descender hasta un barranco.
Por aquí entonces ya hemos recorrido 22 kms y empezamos una subida de 7 kms con el camino roto y lleno de piedras que se hace difícil mantener equilibrio en algunas zonas.
Aunque nos habían advertido que la subida se las traía, Fran y yo nos distraemos hablando mientras devoramos metros a buen ritmo, y antes de lo esperado, estábamos arriba de nuevo en otro punto de avituallamiento.
Y como ordena los cánones, un nuevo alto para hidratarse y engullir naranja y plátanos. No he probado la bollería que se ofrecía y había mucho surtido.
El trazado va "picando" kilómetro a kilómetro y se nota en algunos bikers haciendo estiramientos mientras comen.
Nos ponemos en marcha para no coger tráfico en el último tramo, y tras 3 kms de camino, Fran me advierte de un desvío a la izquierda (que casi me salto) y dejamos la pista forestal. Un nuevo cortafuegos roto que nos corta el ritmo en seco y pica en las piernas. Mientras miro arriba pensando que el alto queda muy lejos, nos llevamos una tremenda alegría porque a mitad del cortafuegos un camino nos desvía por una senda sin llegar a la cresta de la sierra.
Tras superar esta zona de cortafuegos llegamos a una vereda empedrada, escalonada y con curvas casi "imposibles" (sobre todo para Fran, que iba sin freno trasero), y nos tomamos con calma la larga y rota bajada, para evitar caídas y/o pinchazos.
Después de 3:11:41 y 46 kms entramos juntos a meta con los brazos en alto (posición 28 y 29) y a pesar de la dureza del recorrido, poco cansados, ya que hemos reservado para imprevistos.
Tras dejar las bicis, nos damos una ducha -qué agua más fría, pero cómo lo agradece finalmente el cuerpo- y un refrescante baño en la piscina, seguido de su correspondiente tercio de cerveza isotónica.
A las 2 nos dirigimos al merendero municipal para la paella, entrega de premios y el sorteo final de regalos.
Se sortean varios sets compuestos por un bidón y pañuelo ofrecido por Aventura Bike de Almería. Mi dorsal es el 53, y salen del 50 al 60 todos, salvo el mío. Otro día habrá más suerte. A Fran tampoco le ha caído nada.
En resumen, muy buena experiencia que el año que viene espero repetir.

 

Clasificaciones:

pdf clasif_alto.pdf

pdf clasif_elite.pdf

 

comments
   

Subida al tesorero

Como todos los domingos, a las 8 de la mañana, cita con los miembros del club para disfrutar de nuestro deporte y de la naturaleza. 8:06 y mi teléfono suena. Efectivamente, tanta tecnología y tanta historia, y el despertador lo tenía puesto para el sábado siguiente. Gracias a Paco Hat, salgo por patas de la cama, cojo todo el equipamiento, y tras ponerme colorado (estaban todos esperándome), iniciamos el camino.

La ruta de hoy es para hacer la Subida al Tesorero e inspeccionar el estado del terreno para la cicloturista de la semana que viene.

Tras unos pocos kilómetros, se empieza a subir el ritmo y pronto afrontamos las primeras rampas duras para saltar al camino del moro. Al finalizar la ascensión y  reagruparnos, vemos que falta un miembro; unos minutos de espera, y decidimos proseguir, creyendo que se había vuelto a la Villa por no encontrarse bien (a la llegada nos enteramos que había roto la cadena). Necesitamos unos walkie talkies ya !!!

Empiezan las suaves pero castigadoras rampas, y pronto se dejan ver los más fuertes por cabeza (comandados por David) marcando las diferencias. El resto seguimos como podemos bajo el incesante sol de tan espléndido día.

Justo antes de la bajada hacía el río, nuevo reagrupamiento, mientras "El Roscas" se adelantaba para hacer un video a nuestro paso. El camino está algo estropeado por las rodadas de vehículos en zonas embarradas que se han secado, y cada cual baja al ritmo que más cómodo le resulta.

Al llegar al río, comienza la zona más bonita de la ruta, lleno de verde vegetación y flores silvestres; el frescor del agua y la altura a la que estamos se nota en el cuerpo y escalonados en grupetos, vamos pasando las pequeñas rampas hasta llegar al Tesorero.

Tras llegar todos y comer algo, reanudamos la marcha , con una subida muy suave de 7 km hasta el cruce de "4 Caminos", lugar dónde hacemos la correspondiente foto. Aquí ya empiezan a aparecer los primeros síntomas de cansancio, sobre todo en nuestro debutante Oli, que sin duda estaba mostrando un gran nivel sobre su nueva burra.

Tras las fotos nos avalanzamos sobre el largo descenso para volver al camino del moro y regresar a la Villa.

En los últimos kilómetros se incrementa el ritmo en cabeza. O estaban poco cansados de la ruta, o sedientos por llegar al "Kiosko" y degustar tan merecida cerveza después del esfuerzo realizado.

 

 

comments